Cómo hacer una auditoría web en profundidad Cómo hacer una auditoría web en profundidad

Cómo hacer una auditoría web en profundidad

Por Pablo Guerenabarrena | 28 junio, 2016

En ocasiones nos empeñamos en realizar contenidos, escribir y escribir, estar en redes sociales hablando o gritando y pasamos por alto la situación de nuestra web.

Por eso, hoy queremos hablaros de cómo realizar una auditoría web en profundidad, pensando en el cliente potencial y no tanto en lo que a un Director General le gustaría que hablara la web corporativa.

Ha llegado el momento de dar protagonismo al usuario, al verdadero target al que te debes en tu estrategia digital y en el que se debe pensar a la hora de hacer planteamiento de Inbound marketing para ser más eficaz.

A la hora de realizar un plan de Inbound marketing en una empresa, se suele hablar de contenidos, de definición de buyer persona, del buyer’s journey, del calendario editorial y de otras muchas cuestiones.

La realidad es que son importantes, pero lo que ante todo no hay que descuidar es cómo está funcionando la web corporativa y cuál es el margen de mejora. Independientemente de que se exploten las grandes posibilidades que ofrecen los blog corporativos para llegar al long tail con contenidos especializados y se introduzcan por estrategia SEO en un subdominio, es importante tener la matriz del ecosistema digital de una marca bien centrado.

La web corporativa debe ser el germen desde el que se articule la comunicación digital de una marca, con Inbound marketing o con Marketing de atracción, que como bien sabes, no es lo mismo.

Para ello, realizar una auditoría web en profundidad debe ser el primer paso antes de ponerse a elaborar sesudas reflexiones estratégicas y complejos embudos de conversión por los que quieres guiar a los clientes potenciales.

Si el diseño web no acompaña y no existe una correcta experiencia de usuario, por muy buenos contenidos que existan, no van a ser todo lo eficaces que desearías.

Pasos para hacer una auditoría web en profundidad

1. Histórico de la web.

Lo primero de todo es analizar el histórico de la web y la situación actual en base a la analítica web. Qué se ha hecho hasta la fecha, cuál ha sido el posicionamiento web en los últimos dos años y las tendencias. Saber si existe estacionalidad en el producto o servicio y ver los picos de caída. Comprender los días de más accesos también ayuda para tener información de contexto.

Todo esto debe quedar registrado en una hoja excel que posteriormente nos permita tomar decisiones de negocio. Extraer estos datos ayudará para saber los meses de mayor actividad, así como la tasa de usuarios que llegan desde buscadores (orgánico) y las páginas de destino a las que llegan.

Objetivo: análisis de datos en Google Analytics y otras herramientas de analítica.

2. Análisis de indexabilidad.

Analiza el número de páginas que tienes en tu web y si éstas corresponden con lo que tienen los buscadores indexados. Para ello, puedes entrar en Search Console y ver el número de páginas indexadas.

Además, puedes ir al buscador y hacer la búsqueda site:”tudominio.com” y ver el número de referencias que identifica Google. Deben ser más o menos el mismo número en una y otra.

Objetivo: comprobación de presencia de las páginas del sitio web en buscadores.

3. Estudio de palabras clave y búsquedas predictivas.

A partir de la identificación de qué palabras clave son las importantes para tu empresa, debes comprobar qué páginas están bien posicionadas en los buscadores para atraer tráfico recurrente y cualificado.

Asimismo, debes utilizar herramientas para identificar las diferentes palabras clave de tu sector que tienen un número de búsquedas potenciales recurrentes en el tiempo. A partir de ello, tomar decisiones de qué palabras clave son susceptibles de posicionar para tu empresa en base a competencia de términos.

Objetivo: no hacer suposiciones. Escribir lo que sabes que tus clientes van a buscar en tu nicho de mercado.

4. Análisis SEO on page.

Medir la fuerza y autoridad de tu dominio es lo siguiente que debes hacer. Para ello, puedes visitar Moz y saber cuál es tu autoridad de página y la autoridad de tu dominio. Son valores que te darán una cierta noción de cómo está tu página web.

Anota los valores y compruébalos mensualmente. Además, debes controlar otra serie de cuestiones como son:

  • Ausencia de contenidos duplicados.
  • Direccionamientos canónicos.
  • Redireccionamientos 301 y 302.
  • Existencia de keyword en title.
  • Title no más largo de 60 caracteres.
  • Keyword en meta decription.
  • Meta description no más larga de 145 caracteres.
  • No duplicar la meta description.
  • Estructura de Hx en cada página.
  • Atributo ALT en imágenes.
  • Ausencia de enlaces rotos.
  • Existencia de sitemap.
  • Optimización de las imágenes.
  • Compresión de las imágenes

Objetivo: corrección de errores y mejora de elementos internos de la página para un correcto posicionamiento.

5. Análisis SEO off page.

Conocer el número de enlaces que apuntan a tu web es muy importante, ya que los buscadores dan gran importancia a este factor. La relevancia y visibilidad que tiene una página web se basa, no sólo en los contenidos que se escriben en ella, sino en el número de enlaces que apuntan a la web.

Si estos enlaces son de páginas de referencia o son de fuentes relacionadas con la temática de tu web, mejor. De lo contrario, si se detectan enlaces desde sitios web tóxicos o granjas de enlaces será importante tenerlos en cuenta para poder desautorizarlos.

Para saber qué enlaces apuntan a tu web, puedes utilizar herramientas como Ahrefs que señalan qué enlaces apuntan a tu dominio.

Objetivo: análisis de enlaces entrantes y control de la situación y posibles afecciones de SEO negativo.

6. Análisis de experiencia de usuario (UX).

No todo es medir si tienes bien puestas las palabras clave. Es importante que tengas en cuenta si tu diseño web es funcional y cumple diferentes requisitos de experiencia de usuario (UX).

Es decir, si la experiencia de navegación es óptima, si están bien definidos los elementos gráficos, si existen llamadas a la acción, si la proporción de tamaño de los botones es adecuada o no.

Objetivo: mejora de la experiencia de usuario, de elementos gráficos y de conversión, que mejoran la satisfacción del usuario.

Y ahora sólo te queda poner en práctica todos los apartados que detallamos en el post y analizar tu sitio web. También puedes descargarte la checklist avanzada para analizar un sitio web en profundidad.

Guía Diseño web

Cómo hacer una auditoría web en profundidad

3 (60%) 2 votos

Posicionamiento web

, ,

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a la newsletter y recibe cada semana los contenidos en tu email.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.