Confianza: la clave para triunfar en marketing online Confianza: la clave para triunfar en marketing online

Confianza: la clave para triunfar en marketing online

Por Pablo Guerenabarrena | 13 octubre, 2016

Hay productos que se encuentran en un lineal de supermercado que no tienen nuestra confianza. Lo mismo sucede en marketing online. Los productos y servicios que se ofertan online no tienen, en ocasiones, nuestra confianza: ¿por qué?

La clave en marketing online es la confianza que se genera entre una marca y un usuario. Al igual que en el entorno offline, la forma de comportarse de un consumidor depende de muchos factores, pero hay uno que es drástico: la confianza.

Si una marca no genera confianza al consumidor es difícil que se convierta en líder del mercado o que aumente su cuota. Vender ya no va de poner un anuncio y esperar a recibir pedidos, aumentar las ventas y hacer que el consumidor se fije en una marca. Las marcas deben jugarse su atención haciendo bien las cosas y cada día es más difícil separar el online del offline. Por eso, lo que se hace en offline influye en online y viceversa.

El marketing online se está convirtiendo en piedra angular de muchas estrategias de marca que hasta hace bien poco centraban todos sus esfuerzos de marketing en hacer campañas en publicidad o llenar con publicidad marquesinas y paradas de metro.

Muchas marcas han entendido bien que para que los millennials les hagan caso deben ofrecer una experiencia única basada en la confianza. Y no siempre son las grandes empresas las que dan el paso. En internet, cualquier marca puede competir por la confianza de un cliente potencial, sea cual sea su tamaño.

Cómo generar confianza en marketing online

El consumidor no quiere que le vendan de forma agresiva, necesita la seducción.

El arte de atraer con un mensaje alineado a su estilo de vida y necesidades. No quiere que le tomen por tonto. Necesita valor por parte de las marcas para él depositar su confianza en algunas de ellas.

El consumidor busca, no espera a que lleguen donde él.

Aquí la importancia de entender bien las técnicas push pull en cada una de las interacciones con un cliente potencial por medio del buyer’s journey. No siempre un cliente está preparado para una venta, por eso a veces la publicidad no es tan efectiva.

La marca no es un ente.

Para los consumidores la percepción que tiene de una marca no es sólo su imagen, sino que son sus personas. Por poner un ejemplo: Repsol no es un ente abstracto que vende energía y gasolina. Es también Paco, que pone la gasolina en la gasolinera de una localidad concreta. Cómo nos atienda Paco va a resultar fundamental para que sigamos confiando en esa marca. Queramos o no eso influye en la confianza.

Lo mismo sucede online y cada vez con más protagonismo. Cómo sea la experiencia de usuario que tengamos con una marca en su web, va a resultar fundamental. Si la página tarda en cargar 3 segundos, es posible que ya no estemos interesados en esa marca, porque la experiencia y la usabilidad no ha sido satisfactoria. Pequeños errores pueden arruinar nuestros esfuerzos en marketing y todos ellos están basados en la confianza.

No por tener un blog en el que se dedican esfuerzos semanales en escribir contenidos quiere decir que generemos negocio y valor de marca. Si el tamaño de la letra no es adecuado, si los contenidos no están enfocados en nuestro público objetivo o si no apostamos por un buen posicionamiento web, seguramente no tendremos la confianza que esperamos nuestra marca genere sobre el cliente potencial.

La empatía es clave en todo el proceso.

Si la experiencia en la web es buena, pero la atención al cliente telefónica es mala. ¿Cómo será la confianza que tengamos en la marca? Seguramente negativa. No por hacer muchos esfuerzos en marketing online quiere decir que ya esté todo solucionado.

Valor añadido sin esperar nada.

Las marcas deben entender esto. El usuario en internet evoluciona, lo mismo que nosotros. Los consumidores quieren marcas que les ayuden a tomar decisiones y solucionar sus problemas. Por eso, las marcas que quieran ganarse la confianza del consumidor deben apostar por dar valor a ese usuario sin esperar nada a cambio.

Esto está muy claro en proyectos de Inbound marketing donde al cliente potencial se le va cualificando, identificando sus necesidades y aportándole valor añadido en todo momento.

Primero confianza, después la venta. #MarketingOnline

No se trata de vender a la primera. Lo primero es la confianza y después la venta. Si se es constante, esta es una de la mejores estrategias para tener clientes felices que depositen la confianza en nuestra marca y sean promotores de la misma.





Caso éxito inbound marketing




Confianza: la clave para triunfar en marketing online

Valora este artículo

Estrategia y herramientas

, ,

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a la newsletter y recibe cada semana los contenidos en tu email.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.