Falacia del coste hundido

Falacia del coste hundido

Es la tendencia a continuar con un esfuerzo con el que nos hemos comprometido en términos de inversión de dinero, tiempo o esfuerzo, incluso si esos costes no son recuperables.

Una vez que empezamos con algo, como rellenar un formulario o realizar un test, e invertimos nuestro tiempo, esfuerzo o dinero en ello, tendemos a terminarlo.

Origen: Arkes, H. R., & Ayton, P. (1999).

Original: Sunk cost fallacy

Aplicaciones de falacia del coste hundido

E-mails. Recuerda al usuario que no ha terminado una acción para apelar a su deseo de llevar a cabo las acciones que empieza.
Páginas de producto. Apela a la racionalidad del usuario para que cambie su tendencia con otra marca que no le está resultando.
Formularios. Especifica al usuario que lleva más de la mitad del camino recorrido para que quiera terminarlo.

Ejemplos de falacia del coste hundido

Debemos utilizar a nuestro favor este sesgo para lograr que el usuario termine las acciones que ha empezado. Por ejemplo, recordándole que no ha terminado su compra o que le faltan datos por rellenar en su suscripción. El carrito abandonado es un gran ejemplo de cómo utilizar este sesgo.
ApeIa aI usuario para que termine Io que ha empezado.
Recuerda eI incentivo para hacerIo.
Ayuda a visualizarIo poco que queda.
Ejemplo de Falacia del coste hundido
add
close

ApeIa aI usuario para que termine Io que ha empezado.

add
close

Recuerda eI incentivo para hacerIo.

add
close

Ayuda a visualizarIo poco que queda.